Cuando se trata de cocinas, los colores cobran una especial importancia. Son muchas las horas que se pasan aquí, cada vez más. Como ya hemos comentado en otros posts, el espacio dedicado a cocinar es cada día más multifacético, la tendencia general es que forme parte del resto de la vivienda, sin ese concepto anticuado y obsoleto de lugar apartado. En este sentido, el color, o más bien la combinación de colores, juega un papel muy relevante.

Espacialmente se tiende a quitar barreras arquitectónicas que impidan el trasiego entre una cocina y un salón. Con la idea de que todo forme parte de una misma unidad, la tendencia en este tipo de cocinas, que es la que va a reinar en todo el 2021, también hace su hincapié en los colores distintivos.

En años anteriores, se quería llevar a cabo la disolución total entre una estancia y otra, decorando ambos lugares con los mismos colores y, si fuera posible, con el mismo estilo en el mobiliario. Esto se considera, en la actualidad, un gran error. La tendencia es marcar diferencias, creando zonas estéticamente independientes, pero inseparables en cuanto al espacio.

La combinación de colores, el as en la manga

Efectivamente, como bien dice el encabezamiento de este subtítulo, la forma ideal para separar estos dos espacios unidos en uno será, en este 2021, el uso cromático combinado. El aburrimiento que un color homogéneo proporcionaba a estas dos estancias ya no es must en decoración. En su lugar, llega la combinación de colores, concretamente de dos tonos que, como regla fundamental, no tienen nada que ver con los del resto de la vivienda.

La luz y los tonos son dos elementos ampliamente utilizados para la creación de espacios o ambientes dentro de un mismo lugar diáfano. Esto es lo que se pretende con las cocinas en este 2021, un lugar completamente diferente al que se accede sin ninguna barrera arquitectónica que lo delimite.

Estos son los colores más acertados según los diseñadores de interiores especializados en la decoración de cocinas.

La primera elección; blancos y tonos pastel

Sin lugar a dudas, es la combinación más demandada en estos tiempos post – covid en los que la alegría de los colores se ha echado de menos en los días de confinamiento. Una cocina ampliamente iluminada, con colores vivos que aumenten aún más esa luminosidad natural, es un requerimiento para superar esos aciagos días y estar más preparados para una nueva y posible obligación de permanecer encerrados.

El uso de estos dos tipos de colores ofrece energía positiva a cualquier estancia, más aún a la cocina, que se ha transformado en un espacio cada día más utilizado por el conjunto de la familia. Para el trajín diario, para el descanso momentáneo, como lugar elegido para el café o el té de media mañana o media tarde… mejor en áreas luminosas, cálidas y coloridas para continuar con energía.

La elegancia del confrontamiento entre el negro y el blanco, la segunda elección

El contraste entre el negro y el blanco siempre ha logrado captar la fascinación de los grandes diseñadores de interiores. En este 2021 esta tendencia se hará global, queriendo aportar a las cocinas un extra de elegancia y carácter propias del negro, junto a la frescura y la alegría propia del blanco.

En este caso, la decoración no se limita solo a los blancos puros, sino que se amplia a toda la gama tonos claros y suaves que consigan proporcionar un plus de modernidad. Especialmente aconsejable para combinar con el negro en las cocinas más pequeñas se presentan los rosas o rojos claros.

La madera clara con la pizarra más oscura y tocos refulgentes de un amarillo mostaza o terracota son los más indicados para dar ese toque elegante sin perder alegría en la cocina.

La tercera elección para el riesgo bien usado, tonos dorados y mates

Siempre hay un tercero en discordia, ese que se sale de la norma con gusto y saber estar, que llama la atención sin quererlo ni necesitarlo. El niño malo (pero guapo) de la tendencia en colores combinados para cocinas viene de la mano de los dorados apagados y mates.

Esta forma de ilustrar la cocina será un punto realmente llamativo en el proyecto definitivo de un salón y una cocina integradas en el espacio, pero separadas en lo decorativo. El 2021 va a sorprender con este giro para muchos diseñadores que apuestan por tonos mate siempre y cuando los objetos y parte del mobiliario acompañen con un dorado apagado.

¿Alguien da más?

LLÁMANOS
WhatsApp chat